jueves, 13 de mayo de 2010


Del dolor aprendí,
una bella lección
Que me hizo entender;
La realidad que no .
Tan a fondo toque,
Que casi no pude salir;
Pero tu amor y constancia
Saciaron mi ser.
Tu luz reflejo en mi,
Lo bueno que quedo;
Y saco con mimo;
mi envidia y dolor.
quedando a descubierto,
la pobreza de mi alma;
sacaste con paciencia
mi triste quizás.
Tu fe en mí
Me logró salvar;
Y tu incondicional amor
Me consiguió encontrar...


Versos olvidados, encontrados, injuriados...

1 comentario:

PrisKa dijo...

wooow Pacha
en alguna forma desconoci tus palabras entre ese intermitente alivio mezclado de un poquito de añoranza... me hace pensar que tanto agradeciemiento se puede sentir por algo que nunca se deseo de la forma en que fue...

revivieron tus letras aqui.
espero no vuelvan a morir.
no pronto al menos.